Transparencia para hipermétropes

En determinado momentos de la Historia hay palabras que se ponen de moda. Verbalizarlas a los cuatro vientos, por doquier, parece insuflar contenido a su continente, aunque claro está, dependiendo de quién lo haga. La TRANSPARENCIA es un término cool, trending topic. Lo más de lo más, excepto cuando son los miembros de la casta quienes hacen un uso interesado de ella.

A bombo y platillo ayer la Administración del Estado estrenaba el Portal de la Transparencia del Gobierno de España para facilitar a la ciudadanía el derecho a estar informada de todos los trámites sobre la gestión de los fondos públicos de las arcas de Estado español. Después de bucear (que no navegar, porque la usabilidad del Portal en cuestión es más que cuestionable) encontramos cerca de 500.000 datos, que más que reflejar una gestión transparente, nos dejan de nuevo impávidos. Ahora sabemos lo mismo que antes, pero estamos algo más confusos.

La democracia para nuestro Gobierno es como una ramera, como un chapero. Juega con los ciudadanos al coitus interruptus, al casi llego y aunque quería llegar, va a ser que no llego.

Veamos. ¿Por qué el Portal de la Transparencia es una muestra palpable de que “transparencia” poca y pitorreo, un rato largo? A continuación 4 apreciaciones básicas:

1. Nos muestra la ignonimia de la puerta giratoria y nos la arroja a la cara.

Como se puede ver en la siguiente captura de pantalla, el Portal ofrece la posibilidad de consultar las “Autorizaciones otorgadas para el ejercicio de actividad privada tras el cese de altos cargos”.

indemnizaciones

 Si la Ley de Transparencia fuera tal. ¿No creen ustedes que estaría de más el acceso a estos datos? ¿Acaso no sería ya necesario regular las incompatibilidades del ejercicio profesional tras ostentar altos cargos públicos?

2. Formatos de acceso a los datos que imposibilitan el análisis comparativo.

La consulta detallada de la información no puede descargarse en formato hoja de cálculo. Sólo es posible la consulta on-line o a través de pdf, con lo cual resulta casi heróico analizar comparativamente los 500.000 datos del Portal. Gracias a la maravillosa reforma laboral, los medios de comunicación podrán “contratar” a cientos de becarios que desgranen y descifren la amalgama enrevesada que se ofrece. En sus Portales correspondientes la Administración Pública de otros países como EEUU y Gran Bretaña facilitan esta labor permitiendo la descarga de documentos detallados.

3. Grandes ausencias: el gasto en viajes de los altos cargos públicos.

Monago puede estar tranquilo. Estos datos siguen sin ser de acceso público. Pueden seguir yéndose a Canarias y dejarnos a todos con un palmo de narices.

4. Las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos, tendrán que esperar.

La “transparencia” se va aplicando en dosis reducidas, muy bien mesuradas, como el arsénico. No vaya a ser que los ciudadanos no intoxiquemos al ver de golpe tanta desvergüenza junta.

Conclusión. Si la ciudadanía española antes estaba condenada a la ceguera, ahora le han colocado unas gafas para hipermétropes, empañadas y opacas.

Anuncios

Propaga la Revolución, deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s