POSVERDAD. Es el tiempo de los cómos, no de los porqués

BjkIkirCQAAaU7d

Este tiempo que vivimos es confuso. Tenemos la mente bilocada. Estamos aquí y allá de forma simultánea. Somos materia y somos bits. Somos y no somos a un mismo tiempo. Vivimos en el espacio de la comunicación digital multipantalla. Nuestra mente transita de forma transversal a través de decenas, centenares de espacios de comunicación geográficamente dispersos. La vida en estos términos se torna un laberinto. Desconocemos cuál fue el punto de partida, en qué punto nos encontramos y hacia dónde hemos de dirigirnos.

Este tiempo que vivimos es el reino de la POSVERDAD, un espacio interdimensional construido a través de espacios de socialización que controlan las élites simbólicas. Pervierten el lenguaje y las relaciones humanas, construyen estructuras mentales que alimentan a unos pocos y merman la capacidad de sentido crítico de las grandes masas. Porque para ellos somos masa, no sujetos. Seguirles el juego es perder la partida ya desde el inicio, siempre a costa de nuestra propia entidad, lo único que no podrían arrebatarnos. Nuestro cerebro da para más, la vida no es un juego que debamos dejar en manos de quien quiere esclavizarnos.

En muy contadas ocasiones tenemos la suerte de encontrar a personas que juegan su propio juego, que piensan en gris y no en blanco o en negro. Personas que no se dejan llevar por las opiniones polarizadas e irracionales de la masa y que conservan la capacidad de discurrir más allá del próximo y deseado lanzamiento de nuevo IPhone al mercado.

La teoría sociológica las denomina “desviad@s”, yo prefiero poner en valor su existencia y referirme a ellas como “supervivientes de la POSVERDAD”.

La POSVERDAD es una maquinaria perversa que lobotomiza a las mentes y activa opiniones ajenas e infundadas sobre todo lo existente. Sobre el bien y sobre el mal, sobre el terrorismo en cualquiera de sus vertientes, Cataluña, el cambio climático, la democracia, las elecciones, las relaciones familiares, el mundo-trabajo, el mundo-consumo, la educación, la libertad de expresión… Insisto, sobre todo lo existente.

Ser un “superviviente de la POSVERDAD” es un deporte de alto riesgo que implica centrar la atención en los cómos y no en los porqués.

¿Por qué estamos viviendo estos tiempos tan inciertos, tan confusos, tan existencialistas?

Los “supervivientes de la POSVERDAD” rascan sobre la superficie de las apariencias, cuestionan los cómos. El parásito de la ceguera muere en ellos todos los días y como el Ave Fénix, en ellos resurge la luz de la consciencia:

  • Cómo vemos el mundo: como un espacio bipolar, en el que solo existen el blanco y el negro, sin degradados.
  • Cómo educamos: como en una fábrica, creamos autómatas, seres funcionales no-pensantes.
  • Cómo nos relacionamos: desde un enfoque utilitarista, “yo te sirvo en la medida en que tu me sirves para alcanzar mis objetivos o cubrir mis carencias.”
  • Cómo nos expresamos: aplicamos de forma implacable la autocensura para no ser censurados.
  • Cómo amamos: desconfiamos del amor bajo la creencia de que nos convierte en seres desnudos y vulnerables…

Hay infinitos cómos que dan cuenta del origen de los porqués.

Cuando aceptas que los gobiernos hagan negocio de la muerte y que los más débiles del sistema sean desahuciados de forma injusta. Cuando interiorizas los eufemismos del lenguaje político y normalizas la autocensura. Cuando navegas a través del miedo, callas ante las injusticias y apedreas sin piedad al enemigo infundado.

Cuando no abordas los cómos, tu mente se limita a la fotosíntesis eterna engullida por una masa que respira, come y excreta en sociedades enfermas obsesionadas por los porqués de los males que las acucian.

Por qué, por qué, por qué…

Los porqués no son la causa, son el producto de la consecuencia de los cómo no reflexionados. Ninguna sociedad ha desembarcado en la catástrofe sin haber transitado a ojos cerrados a través de un océano de cómos sin resolver.

Aún estamos a tiempo. Quizá.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Anuncios

Propaga la Revolución, deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s